martes, 31 de julio de 2012

¿Creéis en los cuentos? Voy a contaros cuentos


Quiero decir que os invito a ser niños de nuevo, a desaprender, a no llegar con prejuicios ni con pre – juicios. Estamos hechos de tristes costumbres. No nos gusta asombrarnos, como los niños.

            Nos falta la virginidad que es inocencia. Nosotros tenemos ideas, tenemos gustos, ya hemos leído libros: poseemos algo, y como todos los poseedores, tememos por ese algo.

Comienzo con esta cita de George Bernard Shaw: “La vida no es el encontrarse a sí mismo. La vida trata acerca de crearse a uno mismo”.

            ¿Os parece un buen cuento para comenzar, para abrir boca? Hablamos de filosofía, de vida. Hoy la filosofía se sacude la solemnidad y el academicismo, dispara su fuerza escrutadora al corazón de los temas de nuestra vida cotidiana. Intenta escudriñar la propia vida y hurgar en las cuestiones mundanas de la existencia.

            La filosofía no son palabras, sino modo de vida, camino de salvación. Es trabajo peculiar de cada uno. Nadie lo puede hacer por ti.

            Epicuro afirmó que los argumentos de la filosofía son vacuos si no mitigan ningún sufrimiento. La filosofía tiene mucho que aportar al bienestar de las personas.

            Utilizo el diálogo socrático. La conversación como comunión de las personas, es una aliada fiel contra esa desazón que acecha con la fuerza de una plaga: la gente se sigue sintiendo sola.

            El diálogo filosófico sirve para el intercambio de miradas, para la proximidad y contacto con el otro, que se anima a desnudar lo más hondo de su pensamiento.

            Buscamos la sabiduría que nos llevará a la felicidad. ¿Dónde se encuentra la sabiduría? Vete pensando. ¿Vivir en armonía con el orden cósmico? No buscamos verdades científicas, sino sentido para nuestra existencia.

            El mundo es cosmos, es justo, bello, bueno, armonioso. Es perfecto como se ve en cualquier organismo: Un ojo por ejemplo es perfecto para ver. Zeus ha vencido al Caos. La realidad (el universo) no es un objeto a estudiar, sino una vida para vivir.

            ¿Cuál es el papel, la misión de los seres humanos en este Cosmos? Sólo somos un fragmento de cosmos, un átomo de eternidad. ¿Encontrar nuestro lugar, nuestro hogar para salvarnos? ¿Regresar a Ítaca? ¿Conquistar la armonía con el Cosmos?

            ¿Qué es una vida buena para los humanos, para seres mortales que tienen conciencia de su finitud?, ¿adaptarse al orden divino?, ¿asemejarnos a los dioses?

            Amar lo que es, el presente, dirá Nietszche; librarse de las pasiones, dirá Spinoza, de los miedos, de los odios, de la culpabilidad, del remordimiento, corruptores del alma, y que le impiden su crecimiento.

            Imitar a Zeus, fulminador de los Titanes, como lo hicieron los héroes, como Heracles, Jasón, Teseo, etc., combatientes victoriosos de todas las reencarnaciones monstruosas de las fuerzas del mal (Caos). El Cosmos es muy frágil.

            Cuando el estupor nos obliga a salir realmente de nosotros mismos, a perder el equilibrio para encontrar otro, quizá más arriesgado, entonces fruncimos la boca, pataleamos, verdaderamente nos volvemos niños. Todo el mundo debe saber quién es, pero pocos se conocen en realidad.

            Saber que se está confundido es el primer paso para dejar de estarlo. Para que cambien las cosas, debes cambiar tú primero. Si sigues haciendo lo que siempre has hecho, no conseguirás más de lo que has conseguido hasta ahora. Deja de hacer lo que no da resultado.

            Encontrarás la respuesta a lo largo del camino. Cada uno debe encontrar su propio camino. Nunca se puede aprender la verdad de boca de los demás. Cada uno debe descubrirla por sí mismo.

            Aprende a nadar. Si te sacan ahora, en la próxima puede ocurrirte lo mismo. A veces la niebla impide ver el camino correcto. Todo lo que consigue una persona es lo que ha decidido, ni más ni menos.

            La perfección, igual que la belleza, depende de los ojos con que se mira. Todo es como queremos que sea. Eso es lo que hace que sea perfecto y lo único imperfecto es tu manera de percibir la perfección.

            Cuando buscas la belleza en el universo, comienzas también a ver tu propia belleza…. Si te fijas en la imperfección, eso es lo que hallarás.

            No basta saber la verdad, hay que sentirla. Siempre ha formado parte de ti, aunque tú no te hayas dado cuenta. Ponemos barreras para protegernos de quienes creemos que somos. Luego un día quedamos atrapados tras las barreras y ya no podemos salir.

            Escúchate. He estado aquí durante años, pero esta es la primera vez que estás lo suficientemente silencioso como para oírme. (Conciencia)

            El conocimiento es la luz que ilumina nuestro camino. Tenemos que desarrollar el potencial en beneficio de todos. No seas egoísta.

Si crees que el dragón del miedo y de la duda es real, te quemará.


José Mª Calvo

1 comentario:

Premio Filosofía de Urgencia dijo...

Estimado José Maria:
¿Quieres que Fernando Savater imparta una clase magistral en tu centro? Te invitamos a que animes a tus alumnos/as de ESO o Bachillerato a participar en la 3ª Edición del Premio Filosofía de Urgencia.

Puedes ampliar información en: http://www.fernandosavater.com/premio-filosofia-de-urgencia.php

Saludos.